Mantenimiento y Uso

PROTOCOLO DE MANTENIMIENTO Y USO DE TARIMA DE MADERA

La madera y sus productos derivados son materiales higroscópicos, es decir absorben o ceden humedad del ambiente en función de las condiciones higrotérmicas (humedad y temperatura) en que se encuentran.

El acabado que reciben los parquets (barniz, aceites, ceras, tintes, pinturas, etc.) es sólo una protección relativa (aunque no poco importante) frente a la absorción o cesión de humedad del aire por parte del pavimento.

Un estado de humedad relativa elevada en los locales o viviendas (por encima del 65%) puede provocar una absorción de humedad excesiva por parte del pavimento. Un estado de baja humedad relativa en las zonas instaladas con madera (por debajo del 35%), puede provocar una pérdida excesiva de humedad del pavimento. Todo esto puede provocar alteraciones en nuestro suelo (abarquillamientos, grietas, separación de tablas etc.)

Es necesario prever el acondicionamiento adecuado (ventilación, calefacción, protección contra la incidencia directa de la radiación solar, etc.) de las zonas instaladas con madera para que el parquet no se vea sometido a variaciones indeseables del contenido de humedad y por tanto a variaciones dimensionales no previstas.

Es obligatorio que las zonas instaladas se mantengan con una temperatura ambiental entre 20/25ºC y entre el 50 y el 70% de humedad relativa en las zonas de litoral y entre el 35 y el 60% en las zonas del interior peninsular. Para mantener estas condiciones de humedad en las zonas instaladas se recomienda la utilización de humidificadores/ deshumidificadores en caso de ser necesario para mantener dichos ratios de humedad. En caso de no mantenerlos así no se podrá reclamar por movimiento estructurales de la madera y no cubre la garantía.

HUMIDIFICADOR

Una vez concluidos los trabajos de colocación el mantenimiento de estas condiciones será asumido por el que posea la obra en cada momento.

Nota: Este protocolo es obligatorio para todas las instalaciones realizadas con tarima de madera. Si no se siguen estas indicaciones la madera puede sufrir y llegar a: rajarse, contraerse, agrietarse etc…

LIMPIEZA FRECUENTE DE LA MADERA

La limpieza de la madera se realizará de la siguiente forma:

  • Mopa o aspiradora para quitar polvo.
  • Fregar con agua tibia y muy escurrido, utilizando jabón limpiador jabonoso Combi Reiniger para suelos aceitados o Lyssolen 5 para suelos barnizados (ver instrucciones en envases).
  • Nunca utilizar ceras o productos abrasivos (lejías, amoniacos, vinagre etc…)
  • No utilizar lijas.
  • Si la madera se mancha (grasa, vino, barro etc..), eliminar con una fregona el vertido derramado lo más rápido posible.

MANTENIMIENTO SUELOS ACEITADOS

Pasados aproximadamente 12/36 meses (dependiendo del uso) y una vez que se ha realizado la limpieza frecuente, tal y como le recomendamos, se deberá usar Olie Fris con el fin de nutrir nuestra madera y así estar protegida e hidratada como el primer día. No debemos esperar a que nuestro suelo este muy “pobre” porque entonces la esteremos dejando expuesta a manchas y deterioros que luego nos serán más complicados restaurar, nuestra madera nos lo va a pedir porque notaremos que necesita nutrirse.

  • Aspirar muy bien el suelo (muy importante).
  • Hacer la limpieza en húmedo descrita en el apartado “limpieza frecuente de la madera” con el limpiador jabonoso Combi Reiniger.
  • Dejar secar completamente.
  • Con un pulverizador proceder a aplicar el producto Olie Fris (muy importante no aplicar en exceso, mejor quedarnos cortos y repetir la operación). Tengamos en cuenta que con ese pequeño bote tenemos que hacer unos 35/40m².
  • Extender BIEN el producto con una mopa o maquina CleanerTdM (disponible en nuestras tiendas).

* Es aconsejable ir aplicando con el pulverizador y extendiendo cada pequeño espacio (2/3m2) y así evitamos pisar el producto Olie Fris, de esta forma haremos un trabajo más limpio y ordenado.

SOLICITA

INFORMACIÓN