alfombras y moquetas

Las dimensiones de una alfombra pueden influir, y mucho, en el acabado de la misma. En la búsqueda de la alfombra perfecta intervienen diversos factores de gran relevancia para su elección, como son: la altura, la composición, la densidad del pelo o el material de la base y estructura de la misma. Las alfombras y moquetas son una gran opción para hacer un determinado diseño interior más acogedor y agradable. 

Muchas son las veces que no encontramos aquello que estamos buscando. Cuando contamos con una idea preconcebida podemos darnos de bruces con la realidad, no hay forma de dar con el producto que da respuesta a nuestras necesidades. En este caso, las alfombras a medida son la mejor opción.

Desde Tarimas del Mundo sabemos bien que es habitual encontrar dificultades para elegir los detalles más importantes, cuestiones en las que, probablemente, no hemos reparado en un primer momento. En este post te queremos presentar los tipos de acabados más frecuentes para las alfombras.

  1. Festón de hilo: Una de las opciones más frecuentes, podemos decir que se trata del acabado básico. Hablamos de una especie de pespunte de hilo que se cose a todos los bordes de la alfombra. Su principal objetivo es evitar que este textil se deshilache, consiguiendo una apariencia estética de calidad. Este tipo de acabado es la opción más clásica, una opción que contribuye a mejorar la resistencia final del producto.
  2. Festón de cinta: Se parece mucho a la opción anterior, pero dándole un aspecto más moderno. Se trata de una cinta de poliéster a la que se cosen los hilos, imitando el acabado anterior. Sin embargo, la apariencia final cambia resultando más vanguardista.
  3. Cenefa: Es una de las alternativas más elegantes, consiste en coser una cinta ancha a los bordes de la alfombra. A su vez, dicha cinta puede presentar diferentes colores y acabados, aunque los más frecuentes son los de microfibra o piel sintética. Además, pueden elegirse en colores lisos o con algún dibujo. En cualquier caso, pueden seleccionarse otros textiles como el algodón o las telas de tapicería.
  4. Cinta pegada al dorso: Es habitual usar este tipo de acabados para las alfombras de pelo, el objetivo será evitar que sean los bordes de la misma. El efecto estético de este recurso es muy bonito, aunque conviene señalar que no presenta una protección al canto de la alfombra, por lo que puede deteriorarse más fácilmente.

Si no terminas de decidiste por ningún acabado, siempre puedes acudir a una tienda de alfombras y moquetas y consultar tus dudas con un equipo profesional. Te asesorarán sobre la mejor opción para tus necesidades concretas.