césped sintético

El césped y la tarima de exterior son la pareja de moda. Si quieres crear un espacio cómodo y natural, debes tener en cuenta esta opción. La vegetación aporta color al diseño elegido, combina a la perfección con la madera y otorga mayor sensación de frescor y serenidad. El mayor inconveniente del césped es su mantenimiento, sobre todo, en zonas secas o áridas. Por ello, el césped sintético es una gran solución, su apariencia es similar a la hierba natural y su mantenimiento completamente nulo.

Si vives en una casa o chalet seguramente soñarás con un jardín que siempre esté perfecto, un objetivo que requiere de gran sacrificio y esfuerzo. Decantarse por una solución sintética nos permite olvidarnos de regar, abonar… y otras arduas tareas para que el césped presente el mejor aspecto posible. Si, por el contrario, vives en pleno centro urbano y en un piso, el césped artificial te permitirá crear tu espacio verde en terrazas y áticos. Un jardín urbano que no podrías conseguir con césped natural.

Desde Tarimas del Mundo queremos destacar otros beneficios del uso de césped sintético:

  • Esta solución te permitirá mantener tu jardín con el color verde más intenso, como la hierba fresca, durante todo el año. Cuando llega el calor los jardines naturales pierden su frescura y color, la hierba se seca y puede, incluso, volverse amarilla.
  • Para que el césped natural se mantenga lo más fresco posible, es necesario regar frecuentemente. Lo cual supone un gasto considerable, sin tener en cuenta el derroche de agua. Además, esta acción es muy poco considerada con el medio ambiente. La hierba sintética no necesita agua, no es necesario regar.
  • Mientras con el césped natural sufrirás en primavera si tienes alergia al polen, algunas variedades de césped artificial están especialmente tratadas para ofrecer una solución antialérgica.
  • La instalación del césped sintético es rápida y sencilla, cuando el terreno está nivelado. Su mantenimiento es mínimo, disfrutarás de un jardín siempre verde y en buenas condiciones, sin apenas esfuerzo.

Las tarimas de exterior combinan a la perfección con el césped sintético, como si estuvieran hechos el uno para el otro. Estos dos elementos nos permiten conseguir un diseño acogedor para disfrutar de los jardines y terrazas ahora que se acerca el calor veraniego.