moquetas o alfombras

Nuestra vivienda también se viste con el objetivo de resultar más cálida y acogedora y, para lograrlo, la mejor opción es decantarse por vestir los suelos con moquetas o alfombras. Precisamente esta última es la prenda por excelencia, el elemento diferenciador que otorga estilo a nuestras estancias, al mismo tiempo que incrementa las condiciones de confort y bienestar en casa. La gran diversidad de materiales y colores nos permite seleccionar un modelo que armonice con el resto de la decoración, encontrando el equilibrio para que nuestra casa sea cómoda, funcional y elegante, todo al mismo tiempo. La única desventaja que presentan las alfombras es que su limpieza puede resultar compleja para que luzcan en perfectas condiciones durante más tiempo. Lo cierto es que siguiendo algunos consejos básicos y conociendo un par de trucos podrás tener tus alfombras como nuevas y disfrutar de sus múltiples beneficios.

En Tarimas del Mundo sabemos que limpiar las superficies tapizadas puede resultar una labor tediosa, sobre todo cuando no tenemos claro qué productos utilizar. Aspirar las moquetas y alfombras es una acción adecuada para retirar el polvo depositado en ellas, pero eliminar las manchas o malos olores puede resultar mucho más complicado. Sin embargo, estas últimas acciones son la clave para que estos elementos textiles recuperen su brillo inicial y luzcan en perfectas condiciones.

¿Qué debo tener en cuenta a la hora de limpiar mis alfombras?

  1. Con el objetivo de evitar que las alfombres presenten arrugas o pliegues no debemos doblarlas. Si queremos recogerlas para limpiar debajo de ellas o para guardarlas en los meses más calurosos del año, deberemos enrollarlas para que mantengan su forma original.
  1. Antes de ponerse manos a la obra es necesario conocer los consejos del fabricante para su mantenimiento. Utilizar las técnicas de limpieza más adecuadas es el mejor modo de no estropear estos elementos textiles. Hay que tener en cuenta los materiales de los que se compone, ya que en función de los mismos será más adecuado un producto que otro.
  1. Para eliminar las manchas de las superficies tapizadas es recomendable enjuagar la mancha con agua y bicarbonato, aplicándolo con un trapo. Posteriormente, es necesario dejarlo secar, es muy importante no frotar para no deteriorar las fibras de la alfombra. Un truco muy útil es comenzar desde los bordes hacia el interior de la alfombra, de este modo evitaremos que la mancha se expanda.
  1. Uno de los principales problemas que suelen presentar los textiles tapizados es que con el paso del tiempo pueden presentar malos olores, un truco muy sencillo para eliminarlos es espolvorear bicarbonato sobre la alfombra y dejarlo actuar durante varias horas, después podemos retirar las partículas de bicarbonato con un aspirador.
  1. La limpieza con algún aparato de vapor también es muy adecuada para este tipo de superficies, pero siempre siguiendo las instrucciones del fabricante para no deteriorar los tejidos