tarimas laminadas

Existen muchos tipos de pavimentos, en el ámbito de las tarimas se ha generado cierta confusión entre sus diferentes tipos. Sobre todo, entre las tarimas laminadas sintéticas y las de madera natural, que también pueden denominarse parquets. La confusión tiene una explicación sencilla: ambas son tarimas laminadas. Sin embargo existe una diferencia fundamental entre ellas, el material del que se componen. Por este motivo, desde Tarimas del Mundo queremos empezar por definir y explicar que son los suelos laminados.

La principal característica de las tarimas laminadas es que se componen de 4 capas, motivo por el que reciben dicho nombre. Sin embargo, el término “tarimas laminadas” suele emplearse al hacer referencia a las tarimas de madera sintética y su composición es la siguiente:

  1. El cuerpo se los tableros se fabrica con fibras de madera unidas entre sí con resina.
  2. Cuentan con otra capa conocida como contrabalanceo que sirve para estabilizar los tableros y evitar que se deformen.
  3. Otra capa que se constituye del papel decorativo, dando textura, color y dibujo a la tabla. Lo más habitual es que sea una imitación de madera, pero también podemos encontrar réplicas de cerámica o de piedra.
  4. La última capa es transparente y se encarga de proteger los pavimentos de los diferentes agentes externos que pueden terminar por deteriorar su apariencia.

Este tipo de superficies resultan más económicas que las tarimas de madera natural. Además, el mantenimiento de estos pavimentos es mucho más sencillo, prácticamente nulo. Las tarimas de madera, por su parte, son mucho más distinguidas y elegantes. Resultan, también, mucho más resistentes ya que están fabricadas al 100% con madera natural. Con un diseño único, estas tarimas también pueden ser multicapa o de madera maciza. Entre sus principales beneficios podemos destacar su durabilidad, ya que con ciertas tareas de mantenimiento se mantendrán en buen estado durante mucho tiempo.

Finalmente, el término “flotante” hace referencia a un tipo de instalación mucho más rápido y sencillo. Las tablas van encajadas unas con otros, mediante un sofisticado sistema que evita las obras o las molestias de cambiar los pavimentos. Aunque la tarima de madera puede responder a otro tipo de instalación, no es lo más habitual. Por lo tanto podemos referirnos tanto a la tarima sintética como a la de madera con la expresión de tarimas flotantes.