tarimas laminadas gimnasio

La elección de pavimentos para centros deportivos no resulta una decisión sencilla, deben de ser cómodos y funcionales para la práctica de ejercicio. Además, habrá que tener en cuenta que el tránsito en estas instalaciones será elevado, por lo que los suelos se ensuciarán con más frecuencia. Puede parecer que en estos casos el factor estético no es tan relevante, pero nada más lejos de la realidad. Los suelos de los gimnasios, por ejemplo, deben tener cierta apariencia, ya que es frecuente que en estos recintos se celebren competiciones o eventos deportivos. En estos casos las tarimas laminadas son una gran opción, ya que se instalan rápidamente, resultan más económicos y pueden limpiarse con frecuencia sin alterar su apariencia.

Existe un valor añadido con el que deben contar los pavimentos de los centros deportivos, deben resultar seguros para evitar caídas y lesiones. La superficie no puede ser deslizante y debe contar con otras propiedades como la absorción de impactos para amortiguar el golpe en caso de caída. La actividad en un gimnasio es frenética y ruidosa, motivo por el que es necesario apostar por un suelo que contribuya al aislamiento acústico de las instalaciones.

Desde Tarimas del Mundo queremos destacar que una de las propiedades más relevantes para los suelos de un centro deportivo es que debe de ser resistente. Cada día, harán uso de los mismos un importante número de personas, pero además, la actividad deportiva los somete a más agresiones.

Las tarimas laminadas son una alternativa a tener en cuenta ya que le confieren ese aire distinguido, para celebraciones y eventos, siendo mucho más resistente. El mantenimiento de los mismos será casi nulo, lo cual es otra cuestión a tener en cuenta al suponer un importante ahorro para el centro. En cualquier caso, estos pavimentos deberán tener cierta calidad para reducir el riesgo de lesiones y para incrementar su vida útil.

Normalmente, el roce de las zapatillas o el sudor que desprenden los deportistas mancharán los suelos, por lo que habrá que fregarlos con frecuencia. Sin duda, se trata de otro factor relevante, ya que existen tarimas laminadas vinílicas, especialmente tratadas para soportar la humedad.