Tarimas laminadas para el baño

Eres un amante de la calidez de la madera. Por eso no quieres renunciar a su esencia, tampoco en baños ni cocinas. Te han avisado, sabes que la humedad y el agua dañarían tu madera más preciada. Por eso, existe una solución práctica y acogedora para ti: las tarimas laminadas para el baño.

Las tarimas laminadas para el baño suponen una apuesta de lo más segura para quienes quieren apostar por la pura calidad en sus hogares.

Suelos especiales para zonas especiales

El suelo laminado es suave al tacto. Caminar descalzo por tu baño será una sensación muy agradable. Además la estética del suelo laminado es tan natural como actual y elegante.

Puedes tener suelos con carácter también en baños y cocinas. Al utilizar tarima laminada en toda la casa creas una ilusión de continuidad, evitando que se produzca una ruptura de estilos a nivel estético.

Además crea estancias verdaderamente acogedoras, con suelos extremadamente cálidos.

Las tarimas laminadas tienen unos acabados sorprendentes, casi como si fuesen de madera natural. Texturas inigualables, superficies mates que nos recuerdan el tacto de la madera natural.

Ventajas de la tarima laminada

Las ventajas del uso de la tarima laminada son tantas que merece la pena plantearse elegirlas sobre todo para aquellas estancias con más humedad. Baños, sótanos, cocinas… Espacios en los que se hace necesario un suelo resistente sin renunciar al estilo.

Lo cierto es que las tarimas laminadas para el baño tienen múltiples ventajas. Desde su resistencia a la humedad, facilidad de instalación, que son antiestáticas… Hagamos un repaso a las más destacadas:

  • De fácil instalación, rápida y económica.
  • Está libre de pegamentos, 100% saludable.
  • Textura muy realista de madera natural.
  • Antiestáticas.
  • Resistencia a la abrasión.
  • Calorifugadas
  • Hidrófugas. Resistentes a derrames de agua.
  • Resistentes a la humedad.
  • No necesitan mantenimiento especial.
  • Fácil limpieza. Con agua y jabón.
  • Ignífugas. Resistentes al fuego.

Como están fabricadas con resinas de alta calidad, las tarimas laminadas nunca se hincharán como le puede pasar a la madera en contacto con situaciones de extrema humedad.

Entre los diversos elementos que suelen estropear la madera están el agua, la condensación y la humedad. Todos ellos propios de los baños y que con las tarimas laminadas no representan ningún peligro.

Además se pueden limpiar  fácilmente con agua y jabón. Esta ventaja nos da la máxima tranquilidad de saber que nuestro suelo estará libre de gérmenes.

Tarimas laminadas para el bano

Las tarimas laminadas están diseñadas especialmente para ser utilizadas, para tu día a día. Por eso verás que con el paso del tiempo, se mantienen inalteradas. Resisten perfectamente el impacto de objetos y las rozaduras que se producen con el uso. Pueden llegar a soportar grandes cargas y caídas de objetos.

Por su elevada resistencia al desgaste, garantizan el uso diario intenso. De forma que las agresiones que puedan afectar al suelo como arrastre de muebles u otras, no alterarán su aspecto.

Cuentan con una protección superficial que se extiende hasta las juntas. Se evita así el desgaste y se repele la suciedad y las manchas. Por eso es tan fácil limpiarlas.

Aspecto 100% natural

Consigue un aspecto muy natural para tu baño sin dejar de estar protegido de humedades o derrames de agua.

En Tarimas del Mundo disponemos de un amplia gama de acabados. Elige la tonalidad de madera que más te guste: roble en diversas tonalidades, cerezo, olmo, caoba, pino, haya, jatoba…

Tanto en acabados mate como barnizados, el aspecto es tan natural que nadie se dará cuenta de que no lo son.

Échale un vistazo a los suelos de tarima laminada de estilo infantil, ¡son realmente divertidos!