tarimas laminadas

Las tarimas oscuras no son una opción muy popular, pero su uso en el diseño de interiores ha permitido mejorar la apariencia de muchas estancias, lo que ha hecho que su uso se haya incrementado notablemente en los últimos tiempos. El principal problema que presenta este tipo de pavimento es la dificultad para combinar con el resto del mobiliario y elementos decorativos. Las tarimas laminadas en tonos ceniza se han convertido en todo un “must” esta temporada.

Entre las desventajas de los colores oscuros queremos destacar el hecho de que tienden a quitar luz, por lo que siempre es recomendable instalarlos en zonas luminosas y con paredes y muebles en tonalidades claras o en tonos pastel. Precisamente estas cuestiones son las culpables de que, durante años, las tarimas oscuras no se usarán con frecuencia. Sin embargo, aportan elegancia y distinción a tu vivienda o establecimiento comercial.

Los colores oscuros también influyen en la reducción la percepción óptica del espacio, por lo que no es demasiado adecuado para espacios de tamaño reducido.

A pesar de que parece que todo son inconvenientes, lo cierto es que elegir una tarima laminada oscura puede aportar mucha personalidad al diseño interior, que no pasará desapercibida. Aunque eso sí, debemos combinarla del mejor modo posible.

En Tarimas del Mundo sabemos bien que meterse en un proyecto de esta envergadura suele generar algunas dudas sobre la combinación con el resto de la decoración. Por ello, queremos aprovechar esta entrada para darte algunos consejos que te ayudarán en este sentido.

  1. Las alfombras y muebles claros o las paredes pintadas en blanco son cuestiones básicas para crear puntos de luz, que contrarresten el color oscuro de los pavimentos.
  2. Siempre es aconsejable que el color de las puertas sea similar al de los suelos, pero en este caso podría resultar excesivo. La mejor opción será aportar por un tono más claro que el de la tarima seleccionada.
  3. Los complementos blancos encajan a la perfección con las tarimas oscuras, creando contrastes que resultan muy elegantes para la vista.
  4. Las tonalidades oscuras pueden pertenecer a diferentes gamas de color, los clásicos marrones o tonos rojizos, pero, los que están causando furor en interiorismo son los grises y los negros. Una apuesta atrevida que cambiará radicalmente la apariencia del inmueble donde se coloquen.