tarimas de exteriores

Aunque pueda parecer todo lo contrario, lo cierto es que existe una gran variedad de tarimas para exteriores. Parece que el hecho de que deban resistir las inclemencias del tiempo y ser resistentes a la humedad, reduce notablemente las posibilidades. Pero, lo cierto es que la gran cantidad de tarimas de madera y sintéticas para la terraza o jardín no facilitarán la decisión final. Más que la especie de madera en sí, deberemos tener en cuenta de qué tipo de material estamos hablando para vestir estos pavimentos. Podemos dividir estas tarimas en tres grandes grupos: coníferas, tropicales y sintéticas o tecnológicas.

En Tarimas del Mundo queremos profundizar un poco más sobre estos grandes grupos y cuáles son las cualidades que aportan a este tipo de pavimentos. Nuestro objetivo es ayudarte elegir la mejor opción en base a tus necesidades, ya que la elección no será sencilla.

  1. Maderas coníferas: El estilo que aporta la madera de pino, por ejemplo, al diseño de exteriores será más rústico. En cualquier caso, estas tarimas se instalan fácilmente y su mantenimiento es poco laborioso. Siempre oímos aquello de que la madera y la humedad no casan bien pero, en este caso, se le aplica un tratamiento que permite su impermeabilización, colocándola fuera sin correr riesgo alguno.
  2. Madera tropical: Las maderas de Teka e Iroko están ganando relevancia en los últimos tiempos, principalmente porque crece muy deprisa. Lo cual nos permite llevar a cabo técnicas de deforestación más sostenibles. Se trata de una opción muy elegante, que cuenta con una veta muy estrecha. Entre sus principales cualidades, podemos destacar que se trata de una opción muy resistente y su mantenimiento es, prácticamente, nulo. Aunque habrá que aplicarle una sustancia protectora para evitar que la madera pierda su color natural por el impacto del sol.
  3. Maderas sintéticas: Han supuesto una revolución en cuanto a los suelos de exteriores y no es de extrañar, ya que ofrecen gran cantidad de acabados y colores. Además, su precio es más económico que el de las soluciones de madera y son bastante más resistentes a los agentes externos y el desgaste propio del paso de los años. También es destacable que este tipo de tarimas son cada vez más sofisticadas siendo, incluso, en ocasiones difícil de diferenciar la madera natural de la sintética.