Los suelos de composite son lamas que imitan la madera natural. La principal ventaja que presentan respecto a la madera natural, es que no necesitan los tratamientos adicionales de esta.

Los suelos de composite se componen de una base polimérica con fibras naturales de madera. Esta le permite tener el acabado y la apariencia de la madera natural, pero con la ventaja de ser mucha más duradera y no tan delicada a los agentes externos, como el sol, la lluvia o el hielo.

Podemos decir, que la tarima de composite es la alternativa más sostenible para instalar en espacios exteriores y que garantiza una máxima durabilidad. Es un producto tanto reciclable como reciclado, que se va a mantener en un excelente estado solo con un sencillo cepillado.

Son muchas las alternativas de las que disponemos hoy en día si que queremos lograr en exteriores el aspecto de una madera natural y que además aportase otra serie de ventajas. Se trata de un material resistente y duradero, que no se agrieta ni astilla, permaneciendo indiferente al paso del tiempo y a sus inclemencias.

¿Qué es la fibra natural?

Se trata de fragmentos, hebras o pelos de origen natural que pueden hilarse para formar hilos o cuerdas. La única fibra natural capaz de formar un hilo es la seda; las demás deben teñirse e hilarse para poder ser usadas posteriormente en la fabricación de productos textiles. Las fibras naturales también se utilizan para reforzar composites.

El Bambú es una fibra vegetal que se fabrica usando su celulosa. Es relativamente sencillo su proceso de secado y se hace sin el uso de químicos fuertes. Entre sus cualidades se encuentra su gran suavidad y su brillo, es un buen regulador térmico, absorbe la humedad, favorece la transpiración y combate las alergias.

Tarima maciza de Bamboo

El Bamboo gana a la madera en cuanto a longevidad y dureza. Por ello también se le conoce como “hierba de acero”. Su estructura celular es capaz de sobreasar en densidad a la del roble.

Tanto sus características como material como por sus consideraciones a nivel ecológico, convierten al Bamboo en una excelente alternativa a la madera y otros materiales convencionales. Es la planta con un crecimiento más rápido del planeta, porque lo que es completamente renovable y sostenible.

Utilizando el método Brinell, prueba de dureza, el Bambú muestra su ventaja con respecto a otros tipos de madera utilizados de forma habitual como parquet.

Al ser un regulador térmico, va a ayudar a mantener una buena temperatura dentro de las estancias y prevenir la aparición de humedades. En el caso de los materiales utilizados en exteriores, esta característica sigue siendo importante, de cara a mantener nuestro suelo sin humedades y siendo ademas una superficie antideslizante.

Los suelos de Bamboo tienen también la capacidad de absorber los sonidos.

 

Además, es un material de aspecto agradable y confortante, precisamente por su aspecto natural que además se va a adaptar muy bien a los espacios. Podemos escoger diferentes tonos y se queremos que esté o no barnizado, lo que le da un aspecto o más moderno o más bien clásico.

Pide tu presupuesto

Las tarimas de Bamboo para exteriores no necesitan un gran mantenimiento, ya que son tratadas con un recubrimiento a base de lasures en todas su caras por lo que su comportamiento ante los agentes externos es insuperable.

No necesita lijado ni barnizado después de su instalación, aunque si que será aconsejable un  pequeño mantenimiento. Si por ejemplo ha llovido mucho o nuestro suelo están instalado rodando la piscina, se aconseja empelar una máquina de aire comprimido para retirar el exceso de agua.

Después de mucho tiempo, si vemos que ha perdido alguna de sus propiedades, deberemos hacer una pequeña restauración con máquinas especiales y lasures.