Entre las opciones que tenemos para nuestro suelos exteriores podemos encontrar: tarimas de madera o tarimas de composite. En Tarimas del Mundo tenemos mucho que decir de ambos tipos.

Tarimas de Madera para exteriores

Las tarimas de madera para exteriores deben ser capaces de soportar las condiciones climáticas adversas sin estropearse. Para ello, las mejores opciones son las maderas procedentes del pino y las maderas tropicales.

Las tarimas de madera para exteriores llevan un tratamiento especial con aceites y ceras para aguantar las condiciones externas, los rayos del sol y los insectos. Por eso es importante que si nos decidimos por la madera natural para nuestro espacio exterior, ésta sea una madera apta para ello y que esté cuidadosamente tratada para poder mantener sus propiedades por más tiempo.

Una tarima de madera siempre es capaz de aportar calidez a los ambientes, quedando perfecta ya sea en estilos clásicos o vanguardistas. Además, la madera es un elemento natural que se va a mimetizar bien con el ambiente, especialmente en jardines.

Todas las tarimas de exterior que vendemos en Tarimas del Mundo vienen acabadas con un tratamiento antideslizante,  fundamental si vamos a colocarlas alrededor de piscinas, terrazas o porches.

Lo mejor para la madera es el aceite, ya que funciona como hidratante y evita la entrada de agua e insectos en la madera. Además, lo mejor será utilizar algún tipo de barniz para proteger a la madera de los rayos UV del sol, ya que puede provocar que esta se cuartee y pierda su color natural.

La instalación de la tarima de madera se realiza sobre rastreles. Debemos ponerle especial atención a la correcta instalación de nuestra tarima de madera para así evitarnos problemas en el futuro.

Tarima de Composite

Estas tarimas están realizadas a partir de resinas sintéticas en combinación con otros materiales. A las tarimas de composite también las conocemos como tarimas tecnológicas.

Se componen de tablas largas y gruesas, y se instalan sobre rastreles. Este tipo de tarimas han ido evolucionando mucho a lo largo de los años, por lo que ahora, además de tener una gran resistencia, también cuentan con unos diseños exclusivos y sofisticados. Al tratarse de materiales sintéticos, son inmunes a los ataques de insectos y humedades.

En Tarimas del Mundo contamos con una amplia gama de tarimas de composite de diferentes colores y estilos. Están recubiertas con una superficie antideslizante. Además, si una tabla se daña es relativamente fácil poder sustituirla por otra nueva.

Este tipo de tarimas disponen de varias formas de remates, por lo que van a poder adaptarse bien a lugares más complicados como esquinas, cambios de nivel o escaleras.

Las principales diferencias que vamos a encontrar entre tarimas de madera y tarimas de composite: su origen y su mantenimiento. Mientras que las tarimas de madera proceden de elementos naturales, las de composite son sintéticas.

Esto se traduce en que las tarimas sintéticas no requieren de mucho mantenimiento, mientras que las de madera deben ser tratadas de madera específica y aceitadas, si queremos mantener intactos su color y sus propiedades. Eso no significa que las tarimas de composite sean superiores, ya que una tarima de madera bien cuidada dura más tiempo que una tarima tecnológica.

A parte de estas diferencias, ambas opciones son excelentes para los exteriores y amabas presentan una gran dureza y durabilidad.