La madera de roble es reconocida como una de las más populares, dada su gran calidad, hermosa apariencia, resistencia, así como por su facilidad para trabajar con ella. Los suelos de madera de roble son una elección clásica y atemporal, que no ha perdido popularidad con el paso de los años.

Madera de Roble, todo un clásico

La madera de roble es para muchos un referente desde el punto de vista estético. En todos los catálogos de especialistas en suelos, como en Tarimas del Mundo, es imposible no encontrar en su catálogo varios tipos de suelos de roble. Además de ser este tipo de suelo uno de los más vendidos.

La madera de roble la podemos encontrar en el Norte de Europa, Canadá, Japón, Turquía, Norte de África, Asia menor y la mitad de Norteamérica, por lo que nos encontramos con un tipo de madera de gran abundancia. En todo el mundo, hay unas 450 especies de roble. En España, las mayores poblaciones de robles se encentran en el norte de la península.

El roble es un árbol longevo que puede llegar a medir hasta 25 metros. Si que es cierto que su crecimiento es lento, pero se acelera bajo las condiciones climáticas idóneas.

Su color varia de los marrones claros a los oscuros, pasando por tonos de colores blaquecinos, rojizos y amarillos. Existen muchas especies de robles y cada una de ellas tiene sus particularidades en cuanto al color.

Se trata de una madera muy resistente y bastante densa, con buena resistencia a la humedad y a los hongos. Es más, la madera de roble fue utilizada durante siglos para la construcción de barcos.

Tarima de madera de roble

La tarima de madera de roble es sin duda, un producto tradicional y muy bien valorado en el mercado. Es uno de los suelos más robustos y con una vida útil más amplia, por lo que elegir tus suelos de madera de roble es sinónimo de invertir en tiempo y calidad.

Uno de los aspectos más valorados en este tipo de suelos es su gran dureza. Se trata de un material compacto con dibujos naturales y muy pronunciados, que tienden a oscurecerse con el paso del tiempo y por tanto, a mejorar su apariencia.
Las tendencias más actuales llevan a poner de moda los suelos de madera de roble blanco, dado el auge de la decoración nórdica. Tanto el roble rojo como el roble blanco, son los más utilizados para elaborar suelos.

Tenemos la posibilidad de elegir tarimas de madera que imiten al roble, lo que resulta una posibilidad muy interesante para aquellas personas que quieran disfrutar de la estética de este suelo con un gasto más ajustado.

Como sabemos, la tecnología ha avanzado lo suficiente como para imitar de forma increíblemente verídica la madera natural, con diseños con un gran realismo, así como una amplia gama de colores y acabados. Ademas la tarima laminada requiere de menos mantenimiento que los suelos realizados con madera natural.

Los suelos realizados con roble, también puede ser usado en exteriores, siempre que la madera haya sido tratada para ello convenientemente. Es una de las maderas más utilizadas en exteriores, precisamente por su durabilidad natural y su resistencia frente a las condiciones climáticas adversas.