Los suelos de vinilo están preparados para resistir los golpes del día a día y funcionan muy bien frente a la humedad, por lo que son la opción ideal para un gran número de espacios, entre ellos las cocinas y los baños.

¿De qué se componen los suelos de vinilo?

Los suelos de vinilo se componen nada menos que de cinco capas diferentes, lo que les permiten ser resistentes al agua y reducir el ruido, a la vez que aportan confort al caminar sobre ellos. A pesar de sus cinco capas, los suelos de vinilo tienen la característica de ser asombrosamente finos.

Se compone de:

  • Una capa superior de alto rendimiento, que funciona como capa protectora contra suciedad, manchas y arañazos. Si lo escogemos con un acabado extra mate podemos lograr un aspecto muy natural.
  • Una capa decorativa de los suelos de vinilo que es donde va impresa la imagen que hayamos escogido. La técnica de impresión que se utiliza es muy avanzada, lo que permite unas impresiones de gran nitidez.
  • El núcleo sólido para resistir a los impactos. Esta es la capa que resiste al agua, reduce los ruidos y ofrece suavidad y durabilidad.
  • Una capa estabilizadora adicional, que contiene fibras de vidrio de gran densidad, dándole al suelo de vinilo una estabilidad complementaria.
  • Por último, una capa de refuerzo resistente a los impactos, que garantiza un nivelado perfecto, y evita las deformaciones y las curvaturas del suelo.

Los suelos de vinilo son muy resistentes, teniendo por lo general una garantía de 20 años. Su capa superior protectora, es la que garantiza que el suelo se mantendrá en buen estado durante más tiempo.

Los suelos de vinilo son completamente resistentes al agua, por lo que son ideales para espacios como las cocinas y los baños. También serán muy indicados para otros espacios con mucho tránsito y humedad, como es el caso de gimnasios y vestuarios.

Características de los suelos de vinilo

Es un material muy versátil, ya que al poder imprimir la imagen que queramos, podemos escoger entre millones de diseños, patrones, texturas y acabados. Incluso existen diseños de vinilo en 3 dimensiones.

Son muy fáciles de instalar, y además puede ser colocado directamente sobre el suelo anterior, pudiendo ajustarse a los rincones y las formas más complicadas.

El suelo de vinilo puede ser elegido en función de su resistencia. Aunque en general todos los suelos de vinilo son muy resistentes, que la capa de desgaste sea más gruesa nos va a permitir tener un suelo todavía más resistente. Esta capa puede varias de los 0,08 milímetros de grosor a los 0,3 milímetros.

Si pides tu suelo de vinilo con una capa extra de amortiguación, la sensación al pisar será mucho más confortable. Además es una solución ideal para el cuarto de juegos de los niños.

Respecto a su mantenimiento, los suelos de vinilo son de los más fáciles de mantener. Bastará con pasar un trapo húmedo para dejarlo limpio. Podemos utilizar una fregona sin problemas y sin tener que asegurarnos de que esta está muy escurrida para evitar dañar el suelo, como sucede con el parquet.

Si la capa de desgaste tiene un buen grosor, podemos hablar de un material muy “sufrido” que resistirá muy bien a las caídas, arañazos o golpes.

Su composición es incompatible con el crecimiento de hongos o bacterias, por lo que es otro punto a favor para colocarlo en sitios con mucha humedad. También impide la acumulación de ácaros, por lo que es una buena opción para alérgicos y asmáticos.