tarimas de madera

En el diseño de interiores, los suelos son los protagonistas. Decidirse a cambiar los pavimentos de un determinado inmueble es una decisión sencilla, pero decantarse por un modelo, color y acabado específicos puede convertirse en toda una odisea, sobre todo, si tenemos en cuenta la gran oferta que podemos encontrar en el mercado. Los suelos de tarima son una gran alternativa, ya que son elegantes y fáciles de instalar. El precio final de esta opción dependerá de la calidad y la resistencia de los mismos. Las tarimas laminadas pueden ser de madera sintética o tarimas de madera natural.

Si buscas información en Internet, encontrarás muchas reseñas sobre las tarimas multicapa de gran formato. Algunos diseñadores de interiores señalan el carácter y la exclusividad de este tipo de pavimentos, una gran opción cuando queremos conseguir un resultado funcional, elegante y distinguido. Generalmente, este tipo de suelos suele presentar tres capas, una de ellas fabricada con madera noble con un grosor de entre 4 y 6 milímetros. La capa central también será de madera, generalmente de abedul, y la última capa contrabalanceada estará compuesta de la misma madera noble de la primera.

Desde Tarimas del Mundo queremos destacar que este tipo de pavimentos se denomina de gran formato, ya que su composición con varias capas de maderas naturales les aporta cierto grosor que puede alcanzar los 50 centímetros. Además, pueden conseguirse unas tarimas con unas longitudes que oscilan entre 1,80 y 12 metros.

En este post estamos describiendo unas tarimas de gran envergadura, con unos acabados elegantes y una gran resistencia por sus características concretas. Motivos por los que estos pavimentos son adecuados para proyectos complejos con grandes espacios. Otra cualidad fundamental de estos suelos, es que tienden a realizarse de forma artesanal y al fabricarse con maderas nobles, los acabados son exclusivos, con el dibujo y las vetas naturales.

Si te decantas por las tarimas de madera de gran formato podrás elegir entre diferentes acabados y tonalidades, así como una gran variedad de maderas naturales para la composición de los pavimentos. Estos suelos son tratados específicamente para evitar que puedan ser atacados por insectos xilófagos. Además, los acabados a base de ceras o aceites naturales les proporciona un brillo singular. Habrá que proporcionarles ciertos cuidados para que se mantenga en buen estado durante más tiempo, pero estas tareas de mantenimiento no serán laboriosas ni supondrán un coste elevado.