tarimas laminadas

Aunque la instalación de las tarimas laminadas es muy rápida y sencilla, lo cierto es que será necesario tener algunos parámetros en cuenta para que los resultados sean perfectos. Lo más complicado del procedimiento, consiste en prestar atención a las juntas de dilatación para evitar que el suelo se deforme cuando se produzca un calor excesivo. Si bien es cierto que este factor cobra más relevancia cuando los tablones están fabricados con madera natural, ya que se trata de un material mucho más sensible a los cambios de temperatura.

Generalmente, las juntas de dilatación suelen situarse entre la tarima colocada y las paredes, se trata de un pequeño espacio, prácticamente imperceptible para que los pavimentos no se deformen si se hinchan o dilatan ante un calor sofocante. Aunque, también es cierto que en este tipo de suelos hay muchos menos problemas de los que pueden darse al instalar un parquet de madera maciza. Es cierto que podemos adquirir tarimas laminadas de madera maciza multicapa, pero en este caso el producto va especialmente tratado, aun así habrá que tener en cuenta los cambios que pueda sufrir el material como consecuencia de las condiciones climáticas.

La mejor opción será dejar la instalación de la tarima en manos de un experto, que conocerá a la perfección las instrucciones del fabricante para que el suelo quede perfectamente instalado, sin que aparezcan problemas posteriores. Si no se respetan las juntas de dilatación, lo más habitual es que surja el abombamiento o hinchazón de las láminas, lo que puede deformar la apariencia y uniformidad del pavimento. Desde Tarimas del Mundo queremos destacar que  cuando el suelo no puede expandirse con el calor, al chocar con otras láminas terminará por salir hacia arriba, creando un tope sobre la superficie.

También resulta necesario señalar que cuando la humedad ambiente es elevada, puede darse el caso de que se produzca una expansión desproporcionada de los suelos de tarima. En estos casos, la responsabilidad no recaerá sobre el instalador, pues este problema no está relacionado con las juntas de dilatación de los suelos de madera. La hinchazón de las láminas por humedad es un efecto diferente al que se produce cuando el suelo no tiene espacio para expandirse. La principal variación es que cuando la causa es la humedad relativa suelen aparecer pompas en la superficie dañada.

Ambos problemas pueden evitarse, el primero instalando los pavimentos teniendo en cuenta las recomendaciones del fabricante y respetando las juntas de dilatación. En cuanto al segundo problema relatado, podrá evitarse respetando ciertas tareas de mantenimiento y prestando especial atención a la limpieza de los mismos, tratando de minimizar la humedad.