El Parquet de Punta Hungría es uno de los diseños más clásicos y nobles que existen. A pesar de su antigüedad, este tipo de diseños siguen siendo muy populares en nuestros días, con toda su elegancia y sofisticación.


Punta Hungría, una referencia estética

El parquet Punta Hungría hace referencia específicamente a una forma de colocar las lamas. Esto significa que estamos hablando de un tipo de diseño y no de un tipo de parquet, por lo que es una referencia estética.

Hoy en día existen distintos tipos de suelos que permiten opciones mucho más asequibles y adaptadas, por lo que instalar un suelo de madera con el estilo Punta Hungría es mucho más fácil para todos.

Podemos instalar un diseño de Punta Hungría tanto en madera maciza, como con parquet multicapa o incluso tarimas laminadas. El ancho de sus lamas podrá ser variable y a nuestro gusto. Los hay que prefieren su diseño Punta Hungría más ancho y otros lo más estrecho posible. También podemos escoger cualquier tipo de acabado, ya sea teñido, natural o cepillado.

Si además nos gustaría darle un toque moderno a nuestro suelo Punta Hungría, tenemos la opción de combinar lamas de distintos tonos o de distintos colores.

Como es lógico, instalar un diseño Punta Hungría resulta más lento y laborioso que otras formas de colocación mucho más sencilla. Además va a requerir de un profesional con experiencia en la colocación de este tipo de diseño.

Los suelos con diseños geométricos aportan mucho dinamismo a todos los espacios. Y aunque el diseño Punta Hungría sea un suelo clásico, hoy en día existen muchas opciones para poder personalizarlo, para obtener suelos modernos con estilo propio.

Instalación de Punta Hungría

Antiguamente, la instalación de un suelo Punta Hungría era un trabajo sumamente laborioso que implicaba el corte y colocación de cada lama una por una. Hoy en día existen lamas que ya vienen preparadas para ser colocadas directamente.

La instalación de este tipo de suelo siempre debe ser llevado a cabo por profesionales para obtener los mejores resultados. Se pueden utilizar diferentes metodologías según el pavimento que se escoja, ya que podrá ir clavado, colocado sobre rastreles o pegado, siendo esta última la instalación más recomendada. 

Una curiosidad de este tipo de diseño, es que si es instalado de forma paralela a la luz, se podrán ver los contrastes de tonalidad de un lado frente al otro. Si por el contrario lo instalamos en la dirección de la luz, el efecto visual será de homogeneidad.
El diseño Punta Hungría es aquel en el que las lamas están enfrentadas siguiendo un patrón de líneas chevron enfrentadas en un ángulo de 45 o 60 grados. La diferencia fundamental con el suelo de estilo espiga, es que las lamas de este se colocan en un ángulo de 90 grados por una linea de corte.

Al suelo de Punta Hungría también se le llama Espina de Pez. Otra de sus variantes que podemos encontrar es el llamado Helecho. En el diseño de Helecho, en el centro se coloca una tabla de forma longitudinal, que es donde van unidas las piezas. Aunque el suelo Punta Hungría date del siglo XVIII, son tendencia hoy en día para decorar los suelos de nuestros hogares.