El Césped Artificial, también puede darnos mucho juego a la hora de decorar nuestra casa. Además del uso que solemos darle como en el caso de los jardines o piscinas, existen muchas otras opciones que te van a sorprender.

El Césped Artificial fuera del jardín

Cuando hablamos de Césped Artificial, lo primero que se nos viene a la cabeza es un bonito jardín o una piscina, donde se ha sustituido el clásico Césped Natural por uno artificial, por todas las ventajas que este implica. Requiere de menor mantenimiento, no es necesario regarlo y siempre va a mantener su color aunque pasemos por épocas de sequía.

Se puede colocar en cualquier tipo de suelo, aunque si se trata de superficies naturales habrá que dedicarle un poco más de tiempo a su preparación. Además su instalación es bastante sencilla ya que, al igual que con los suelos de vinilo, con un poco de maña y las indicaciones adecuados podemos incluso instalarlo nosotros mismos.

En Tarimas del Mundo podemos encontrar Césped Artificial de muy buena calidad ideal para cualquier espacio.

Pero además de utilizar nuestro Césped Artificial en el jardín, la piscina o en zonas deportivas, resulta un elemento innovador en interiorismo que nos va a permitir el crear espacios muy originales.

El Césped en Decoración

Podemos utilizar Césped Artificial para cubrir la fachada de un casa es decir, utilizar el Césped Artificial de forma vertical. Puede que no para cubrir la fachada completa de una casa, pero si que le dará un toque muy original si cubrimos algunas paredes, del mismo modos que podemos pintar de colores unas paredes sí y otras no.

Una vez colocado, el Césped en la pared queda perfectamente integrado y será como haber utilizado una pintura muy especial.

No solo podemos colocar el Césped Artificial en las paredes externas de nuestra casa, ya que también lo podemos hacer en las del interior. Por ejemplo, podemos utilizarlo en la habitación de los niños que seguro que les encanta.

También podemos crear pequeños rincones en las paredes de las habitaciones a modo de detalle, como en la pared de la televisión o a modo de cuadros.

El Césped Artificial también se puede utilizar para tapizar muebles. Si tenemos un jardín, podemos crear un lugar diferente y divertido forrando unos sofás y hasta la mesa con Césped Artificial. El resultado es sorprendente.

Además estos muebles forrados en Césped Artificial no tienen por que quedarse fuera de casa, sino que podemos forrar algún mueble pequeño, como un puff e instalarlo en el salón o en las habitaciones.

El Césped Artificial es tan versátil que podemos utilizarlo incluso en la mesa a la hora de comer, en forma de manteles individuales o de camino de mesa, dando la sensación de que estamos en plena naturaleza disfrutando de un picnic.

Puede ser una alfombra en cualquier rincón de nuestra casa. Como ya sabemos, hay distintos tipos de calidad y los hay que imitan perfectamente al natural por lo que serán muy suaves. Un Césped Artificial de alta calidad sería ideal para la alfombra de un salón o para la habitación, para apoyar en ella los pies al levantarnos de la cama. Es una forma de llevar el frescor y la naturaleza a todos los rincones de nuestra casa.

También va a quedar muy bien cubriendo el suelo de un pequeño balcón o terraza, ya que les da un aspecto muy acogedor. Es una forma de recrear nuestro pequeño jardín en espacios muy pequeños o en pleno centro de la ciudad.