Ambiente

En Tarimas del Mundo ofrecemos a nuestros clientes una gran variedad de moquetas para revestir las diferentes estancias de nuestro hogar. Trabajamos para ofrecer una atención personalizada con materiales de primera calidad. ¿Qué tipo de suelos domésticos estás buscando? ¿Tal vez de lana? ¿O mejor de sisal? Nosotros te ayudamos con la instalación de la moqueta. El ambiente final, dependerá del estilo que queramos darle a la casa. Modernidad, sobriedad o frescor, ¿por qué os decantáis?

Desde nuestra empresa, Tarimas del Mundo, nos ocupamos principalmente de fabricar tapices de lana y sisal. Este tipo de componentes modernos ofrecen infinidad de posibilidades para combinarlos con los muebles y otros accesorios de nuestro hogar. Además, también tenemos muy en cuenta el confort de los diferentes miembros de la familia. Bien sean, adultos, ancianos o niños. Todos ellos, necesitan caminar por la moqueta con total libertad de movimientos. Para ello, aplicamos un tratamiento andideslizante y resistente frente a las manchas. Evitamos las caídas para que la seguridad esté más que garantizada.

¿Qué necesitamos para colocar una moqueta?

Antes de ponernos manos a la obra para la instalación de moqueta, en Tarimas del Mundo, procedemos a enumerar uno a uno los diferentes instrumentos que necesitamos para acomodar una moqueta adecuadamente. Necesitamos: una espátula de plástico, una espátula dentada, un lápiz, un cutter, unas tijeras que sean gruesas, una regla, un cutter específico para moquetas, un aspirador, también serrín fino, un mortero y por último, una aplicación hidrófuga en caso de que haya humedades en la estancia. Una vez que hemos ido al establecimiento a por las herramientas necesarias, nos ponemos manos a la obra. ¿Por dónde empezamos?

Lo primero es alisar el suelo con el mortero autonivelante en el caso de que no esté completamente liso. En caso contrario, procederemos al lavado mediante un cepillo. Para la fase de secado, precisamos de una fregona, que esté completamente limpia. Con el fin de que la superficie quede totalmente limpia, lo que hacemos es espolvorear serrín fino, para la absorción completa de la humedad. Cuando esté seco, lo eliminamos con una escoba y ya por último, ya lo dejamos todo perfectamente recogido con el aspirador.

El segundo paso es la instalación de la moqueta. Debemos tener en cuenta antes de empezar el tamaño de la habitación. Si es pequeña o más bien grande. En el segundo caso, es preciso hacer un corte inicial con un cutter con la hoja especialmente diseñada para moquetas. Nos ayudaremos de una regla larga para que el corte se haga perfectamente recto. Y, importante, mantener una distancia de cinco centímetros para luego poder ajustarla a las paredes.

Dificultades en la colocación de la moqueta

¿Qué problemas adicionales pueden surgir cuando continuamos con la ubicación de la moqueta? Lo más complicado es que esté ubicada en el lugar que le corresponde. Es decir, centrada. Luego, ya se va distribuyendo por las paredes.

Continuando con los pasos a seguir a la hora de colocar una moqueta, es el momento de recortar la parte sobrante de los bordes. Lo logramos marcando el pliegue con las tijeras gruesas que mencionábamos al inicio del artículo. Es muy importante que mantengamos la nivelación adecuada tanto en puertas como en el suelo.

El cuarto y último avance que tenemos que trabajar cuando decidimos poner una nueva moqueta en casa, se basa en la fijación o pegado. Podemos hacerlo de tres formas distintas: con cola, fijador o cinta adhesiva que tenga doble cara. Todo dependerá del pegado especial que quiera cada persona para su hogar en cuestión. Si lo que queremos es seguridad, ante todo, optamos por la cola. Aunque, si en algún momento habrá alguna mudanza prevista, es necesario que cambiemos de estrategia por completo. Entonces optamos por la cinta adhesiva.

Cualquier duda que os surja en cuanto a la instalación de moqueta y alfombras, estamos a vuestra total disposición en Tarimas del Mundo. Esperemos que este artículo os haya servido de guía inicial.

Tarimas del Mundo.