El estilo vintage se ha extendido a todos los ámbitos de la moda y la decoración. Se caracteriza por ser un estilo romántico y clásico pero a la vez de vanguardia, donde la madera vuelve a ser protagonista.

 

El vintage, una referencia al pasado

El estilo vintage más puro va a hacer uso de piezas antiguas y exclusivas que se pueden restaurar o combinar con otras más modernas siempre que tengan un corte clásico. Se ha ido convirtiendo en una de las tendencias favoritas de la decoración. Se inspira principalmente en los años 30 y 40, caracterizándose por un estilo elegante y romántico.

 

Es un estilo que está de moda para decorar las habitaciones del hogar, de forma que podemos combinar lo moderno con lo clásico creando espacios encantados y muy acogedores. Este estilo también se puede aplicar en ambientes como oficinas y todo tipo de establecimientos. Es frecuente encontrarnos con bares coquetos de estilo vintage pero que cuentan con todas las comodidades de las nuevas tecnologías.

La presencia de grandes espejos y estampados florales también son característicos de un estilo vintage. La madera envejecida aporta una personalidad fuerte y única que va a acompañar al resto de elementos de la decoración.

 

 

Reutilizando elementos del pasado en la decoración

El color de base del estilo vintage es el blanco, siendo los muebles y accesorios de tonos vivos o pastel. Los estampados predilectos serán los floreados, así como la madera en los materiales para recrear este estilo.

La madera no puede faltar en una decoración vintage por lo que, como siempre, el suelo cobra aquí vital importancia, ya que es lo que va a terminar de definir el espacio. Un suelo de madera o un suelo que imite la madera, va a ser imprescindible si queremos recrear un espacio vintage, ya que a través de ella podemos crear espacios confortables y acogedores.

Para recrear un espacio vintage podemos recurrir a elementos diseñados según el estilo de fabricación de épocas pasadas.

Lo ideal va a ser escoger un suelo de madera en tonos claro, que vamos a complementar con tonos pastel, amarillos, verdes y azueles. El blanco debería estar presente en gran parte de los elementos de la decoración. Tarimas de madera como The Black to White Collection en tonos claros, son una opción perfecta si queremos lograr un aspecto vintage. Además tenemos la opción de que el acabado sea envejecido.

Puedes terminar de decorar tu suelo de estilo vintage con una alfombra de lana o sisal en tonos claros.

Para espacios como la cocina y el baño podemos utilizar suelos de vinilo que imiten la madera, ya que son los más adecuados para resistir la humedad. O bien, podemos escoger diseños de vinilo con estampados de estilo vintage como floreados y rombos en blanco y negro. Un toque de distinción y sofisticación en nuestras cocinas y baños con un material apto y resistente para estos espacios siempre más complicados.