limpieza suelo laminado

Una de las cuestiones que más preocupa a los clientes de tarimas del mundo es el correcto mantenimiento del suelo laminado. Quieren lo mejor para que el pavimento se mantenga casi intacto con el paso del tiempo. En el siguiente artículo de nuestro blog corporativo os damos todas las claves necesarias. No es un producto que necesite unos cuidados muy amplios, ya que es muy resistente e impermeabilizado. ¿Cómo podemos prolongar su buen estado general?

Pensemos en primer lugar en cuáles son las zonas de más tránsito de la casa. En el caso de que vivamos en un chalet particular, la entrada del mismo. Para ello, necesitamos un felpudo o alfombra. De esta manera, mantenemos a un lado al polvo y a la suciedad impidiendo que sea conducido hacia el interior de nuestro hogar. Es una medida sencilla, pero que ayuda mucho en las labores de mantenimiento, a las que estamos haciendo referencia.

¿Y en el pasillo? ¿Qué zonas de la casa comunica el pasillo? Todas, ¿verdad? Sería recomendable optar también por la protección mediante alfombras. Otro aspecto importante a tener en cuenta en el cuidado del pavimento laminado es en cuanto al uso de protecciones. Los muebles que están en contacto con el suelo pueden rayar o dejar marcas en el mismo. Lo mejor en estos casos es emplear protecciones de fieltro. En áreas de trabajo como las oficinas, se recomienda utilizar ruedas de goma en las sillas de los trabajadores.

Parámetros de limpieza del suelo laminado

Entre las labores de higienización del suelo laminado distinguimos varios tipos: limpieza diaria y en cuanto a otros acabados como el brillo o mate. Para el polvo superficial que se acumula semanalmente en los espacios de trabajo y en nuestra casa, lo mejor es la aspiradora o con una mopa, en su defecto. Es importante echar un vistazo a las ruedas de la aspiradora que estén en perfecto estado y que no tengan ningún elemento extraño como piedras, que puedan dañar el pavimento.

En algunas ocasiones puede suceder que el suelo laminado precise de una limpieza con agua. En este caso, el agua debe estar limpia y a una temperatura más bien tibia. Además de la fregona bien escurrida. Para todos los clientes de tarimas del mundo queremos hacer referencia a un aspecto importante como es el empleo de productos jabonosos para el lavado. Si echamos una gran cantidad de producto, el pavimento se verá afectado, con el hinchamiento de las juntas. Lo ideal será emplear medio tapón de productos para fregar el suelo.

suelo laminado cuidados

Adiós a las manchas en el suelo laminado

¿Qué pasa cuando nos cae algo al suelo laminado y se mancha? ¿Cuál es el mantenimiento adecuado? Mediante un limpiador especializado trataremos la zona. Dejaremos que actúe unos minutos y después, pasaremos una fregona humedecida con agua. Ya que estamos haciendo referencia a las manchas, hay ciertos productos que debemos evitar en todo momento como por ejemplo los abrillantadores y los estropajos, ya que pueden dañar la estructura.

La adaptación a la limpieza en función de los tipos de acabado es fundamental. El acabado mate es el que más se acerca a este tipo de suelos. Lo mejor es optar por un limpiador especializado que se encargue de limpiar la suciedad con facilidad. Si nos equivocamos con el producto, el aspecto del suelo tendrá una apariencia grasa. Por este motivo, lo mejor es finalizar el proceso con la ayuda de una fregona humedecida y finalmente, con una mopa seca hasta que la mancha desaparezca.

En cuanto a las manchas de vino, chocolate o zumos, no supone ningún problema para el suelo laminado, ya que se elimina con una fregona humedecida.