tarimas de madera

¿Estás pensando en cambiar los suelos de tu casa? Sí es así, ¿suelos laminados o tarima de madera? Desde Tarimas del Mundo queremos aprovechar el siguiente post para dejar claras las diferencias entre unos y otros, evitando ser engañados y que nos vendan ‘gato por libre’. No hay que dejarse llevar por esos términos ‘cool’ que nos pueden llevar a error. ¿Qué es eso de ‘tarima tecnológica? ¿Y en qué consiste la ‘tarima flotante laminada’? Conceptos que para los entendidos en el tema no tienen ni pies ni cabeza o que directamente no existen. Pero eso, claro está, no lo sabe el consumidor final.

A diferencia de la tarima, los suelos laminados no son de madera natural. Hablamos de paneles fabricados con derivados de madera unidos entre sí por unas resinas de gran resistencia. Están compuestos de varias capas, con una final decorativa de melamina que imita el dibujo y la textura de la madera. Se recomienda su instalación en casas con niños o mascotas y también los podemos ver en bares y discotecas o en locales con un alto tráfico de personas.

¿Cuáles son las características de los suelos laminados?

Su popularidad se debe en gran parte a su alta resistencia a la humedad, a los impactos y a los arañazos. Reaccionan mejor a la manchas y a las quemaduras de cigarrillos y, gracias a su composición laminada, resisten mejor las tensiones de deformación.

¿Cómo diferenciarlos de las tarimas de madera?

Estos últimos son pavimentos elaborados con madera 100% natural por lo que debemos tener especialmente cuidado con el agua y la humedad. Por suerte, en el mercado encontraremos una serie de tratamientos para tratar la porosidad y la permeabilidad de este material. De lo contrario, corremos el riesgo de que la madera absorba la humedad y acabe hinchándose y creciendo hasta que se despegue del suelo.

Se recomienda colocarla en interiores y para una mayor durabilidad acuchillar la madera cada cierto tiempo para eliminar los barnices y cualquier marca derivada de caídas o arrastres de objetos. Posteriormente, para proteger la madera y para que ésta obtenga un brillo sinigual puedes encerar los suelos con cera virgen licuada, aplicar aceite de linaza para un aspecto más natural o goma laca para una mayor protección.

Y para una limpieza impecable desde Tarimas del Mundo te aconsejamos utilizar una mopa de microfibra húmeda y de vez en cuando repasar los pavimentos con una fregona bien escurrida y un detergente específico para suelos de madera.