tarima laminada

Aunque a estas alturas de la partida estamos muy familiarizados con los suelos de tarima, lo cierto es que sigue habiendo cierta confusión con algunos de los conceptos básicos: tarima laminada, parquet flotante, suelos de madera, etc. De forma habitual, encontramos clientes que mezclan cuestiones diferentes, como tarimas sintéticas y suelos de madera. En cualquier caso, no es de extrañar ya que no se han utilizado de forma adecuada las diferentes nomenclaturas.

Para entender mejor todas estas nociones, podemos comenzar por señalar que existen dos grandes grupos: las tarimas laminadas y las tarimas de madera, que también pueden recibir el nombre de parquet. Sin duda, estas son las dos cuestiones que más confusión generan. Desde Tarimas del Mundo queremos resolver todas tus dudas sobre los suelos de tarima. Por ello, vamos a desgranar, punto por punto, cada uno de los diferentes conceptos.

  • Tarimas laminadas, también conocidas como suelos laminados. Entendemos que son los pavimentos que se componen de tablillas de madera sintética. Reciben este nombre porque se fabrican a partir de diferentes capas. La capa inferior está fabricada con fibras de madera, unidas entre sí con resinas. La siguiente capa es de contrabalanceo y sirve para estabilizar el tablero, impidiendo que se deforme ante los agentes externos. Por encima de esta capa se coloca el papel decorativo, que le aporta el acabado final: el dibujo, la textura, etc. Generalmente, imita la madera natural, consiguiendo resultados realistas y de calidad. Finalmente, se coloca una película transparente que sirve para proteger el suelo frente a los golpes, el desgaste, las manchas, el sol, etc.
  • Tarimas de madera o parquet flotante. Se trata de suelos de madera, donde cada tablilla será única, reflejando el dibujo y las vetas de este material noble. Estos suelos también se componen de las tablillas que dan nombre a los suelos de tarima, de ahí la confusión. Pueden llamarse parquet porque su composición es de madera 100% natural, pero se le atribuye la etiqueta de flotante por el sistema que emplean para su instalación mediante clic.

Las tarimas laminadas son la solución más económica y, además, el mantenimiento de estas superficies es prácticamente nulo. Sin embargo, las tarimas de madera presentan mejores acabados estéticos y cuentan con mayor durabilidad.