Los suelos de madera natural son los que más cuidados precisan, pero también son los que aportan una estética más cálida a tu casa.

Actualmente existen parquets con capas protectoras que aumentan su resistencia, maderas que ofrecen una gran estabilidad y tarimas de primera calidad.

No obstante, siempre es aconsejable cuidar el parquet para aumentar su vida útil y disfrutarlo durante décadas.

En Tarimas del Mundo compartimos contigo estos consejos para mantener suelos resplandecientes.

 

 

Un felpudo en la entrada

Colocar un felpudo es un simple gesto que evita que entre polvo en la vivienda y pequeñas partículas que pueden producir ligeros arañazos en la madera. A largo plazo comprobarás que un sencillo felpudo te ayuda a mantener el parquet en buen estado.

 

Limpieza en seco

Mantén hábitos de limpieza diarios para eliminar el polvo que desluce el parquet. La limpieza en seco es la aliada de las tarimas de madera natural. Utiliza una mopa seca o una aspiradora.

 

Limpieza en profundidad

La limpieza en seco es la base rutinaria de la prevención, y la limpieza en húmedo con productos formulados específicamente para cada tipo de suelo los sanea en profundidad.

Recuerda que la humedad no es la mejor amiga de la madera, ni en cuanto higiene ni en cuanto a conservación. Por tanto, no utilices fregonas ni excesos de agua.

 

Tratamientos específicos

Si la limpieza húmeda debe realizarse con limpiadores específicos para la superficie a limpiar, los tratamientos de cada suelo corresponderá a la naturaleza del material y a su acabado.

Estos tratamientos te facilitan la recuperación de áreas desgastadas del suelo, como los aceites en el suelo aceitado.

 

Rapidez ante las manchas

Una mancha de vino, de café, o de cualquier otro líquido con gran capacidad de tinción puede dejar marcas en la madera. Seca los derramamientos de líquidos cuanto antes para mantener suelos resplandecientes y ayudar a su óptima conservación.

 

Protectores

Los protectores en las patas de los muebles que se utilizan con más frecuencia también son sencillos gestos que evitan a la larga arañazos. Por ejemplo, sitúalos en las sillas del salón o del comedor. También es importante que aísles las plantas del contacto con la madera mediante un soporte impermeable.

 

Control de la humedad

Se recomienda que la humedad de la estancia en la que se han instalado suelos de madera oscile entre el 40% y el 60%. El uso excesivo del aire acondicionado en verano y de los sistemas de calefacción en invierno afecta a los niveles de humedad del ambiente. El uso de humificadores o deshumidificadores también ayudan a mantener resplandecientes tus suelos.

 

Ventilación

La madera es sensible a los cambios de humedad y también de temperatura. Para mantener unos niveles equilibrados asegúrate de que existe algún tipo de ventilación y que la vivienda no queda herméticamente cerrada, sobre todo en verano.

 

 

En Tarimas del Mundo encontrarás un amplio catálogo de tarimas de madera de primera calidad porque solo trabajamos con los mejores fabricantes.

Elige el color, el acabado y el tipo de instalación que deseas y aplica estos consejos para mantener suelos resplandecientes durante décadas.