tarima de madera

El suelo de una determinada estancia aporta carácter al diseño, motivo por el cual es necesario reparar en múltiples factores a la hora de seleccionar los pavimentos. Cuestiones como el formato, el acabado o el color tienen un gran peso en cuanto a la estética final. Existen diversos tonos para la tarima de madera natural, lo cual facilita notablemente el equilibrio entre el estilo decorativo y los suelos laminados.

Además, jugando con los tonos claros y oscuros podemos ganar mayor sensación de espacio o, al contrario, perderla. Queda claro que la importancia del color de los suelos no es un asunto que dejar al azar, sino que se trata de una teoría a tener en cuenta. Desde Tarimas del Mundo te contamos cuáles son las principales diferencias entre la gran oferta de colores de madera que podemos encontrar en el mercado.

  1. Blanco – beige claro: Constituyen una gran opción para los espacios reducidos, ya que aportan sensación de espacio y luminosidad al reflejar la luz que reciben. Suponen una sensación atemporal, ideal para diseños modernos y vanguardistas.
  2. Gris: Se trata de un tono neutral, ideal para conseguir un acabado original. Aunque son una tendencia relativamente moderna, lo cierto es que contribuye a destacar el mobiliario clásico. Siempre aportan autenticidad a los diseños interiores y estilos decorativos.
  3. Amarillo – beige: Son los tradicionales suelos de madera más clara, generalmente suelen pertenecer a vegetales como el roble, la haya o el arce. Son una solución más que adecuada para aquellos espacios más sombríos, ya que con su tonalidad llenan los espacios de luminosidad, haciéndolos más confortables.
  4. Rojo – anaranjado: Cuentan con un color muy peculiar, pero bastante demandado. Sirven para aportar carácter a una estancia, contribuyendo a crear espacios más acogedores. De todos modos, son sinónimo de exotismo y suelen colocarse en estancias donde se pretende conseguir espacios más íntimos.
  5. Marrón: Los suelos de madera marrón, más oscuros, crean un clima más cálido en cuanto al diseño interior. Se relacionan con los espacios naturales, al simular el color de la tierra y la madera natural envejecida. Además, son muy cómodos y funcionales, resultando seguros y estéticamente más bonitos.