tarimas de madera

Las tarimas de madera natural son una gran opción para cualquier pavimento. Aportan carácter, distinción, elegancia y presentan una gran resistencia. Con gran cantidad de acabados, formas y colores, siempre podemos elegir la mejor opción en función de nuestras necesidades. Es cuestión de gustos, pero la madera natural aporta muchos beneficios a los suelos de nuestra casa o establecimiento comercial. Entre los principales motivos para decantarse por este tipo de suelos, podemos destacar que es el modo más eficaz de hacer una vivienda más acogedora, imprimarle carácter al diseño decorativo e, incluso, incrementar el valor final del inmueble.

Desde Tarimas del Mundo queremos presentarte 6 motivos por los que las tarimas de madera multicapa son la alternativa ideal:

  1. Presentan una gran calidad. Se cuida hasta el más mínimo detalle durante el proceso de manufactura. Las materias primas seleccionadas para componer estas soluciones de pavimento son cuidadosamente seleccionadas, sometidas a controles estrictos durante todo el proceso de fabricación. El objetivo final es garantizar el buen estado de las mismas y su durabilidad.
  1. Las tarimas de madera multicapa se elaboran con tres capas de madera natural, que dotan a estos suelos de una mayor resistencia. El modo de unión entre ellas es el encolado, aunque eso sí, se apuesta por un patrón determinado para evitar que la tarima se deforme en función de la humedad o los cambios temperatura.
  1. La capa superior es de madera maciza, que puede presentar diferentes grosores, el acabado es perfecto, pues el tipo de madera es seleccionado cuidadosamente. Además, podrás encontrar diferentes acabados y colores en función de tus gustos y tus necesidades.
  1. La resistencia de estas tarimas de madera está sobradamente comprobada, pero para evitar posibles arañazos y el deterioro de su superficie, estas tarimas están especialmente tratadas para elevar su durabilidad a pesar del desgaste, las manchas o las actividades que se realicen sobre ellas.
  1. El sistema de instalación es rápido y sencillo, como es habitual en los suelos de madera. No son necesarias las obras, que ocasionan molestias y los suelos se podrán utilizar nada más que finaliza su instalación.

La mejor parte es el acabado de este tipo de suelos, que encuentran el equilibrio perfecto entre una solución moderna y funcional con la artesanía propia de los suelos de madera con carácter y de estilo más clásico.